Conway

Plumas de confianza a precios populares

En 1905 dos jóvenes ingleses deciden ingresar en el incipiente negocio de las plumas, sus nombres eran Thomas Howard Garner y Frank Jarvis. Ambos habían trabajado con De La Rue.

El origen del nombre de la compañía está rodeado de misterio. Conway y Stewart eran los nombres de dos actores de comedia que trabajaban en el Collins' Music Hall en Islington, y parece ser que los fundadores de la empresa los usaron como alias durante un viaje de incógnito que realizaron por Escocia.

Los inicios de la empresa fueron complicados. Con un pequeño capital la actividad principal se redujo a la compra al por mayor de plumas, probablemente de origen norteamericano, que revendían posteriormente. Esta primera pluma era conocida como Self Filling and Self Cleaning Post Fountain Pen.

La compañía no se caracterizaba por su capacidad de innovación, sus primeros productos eran prácticos pero toscos. Sin embargo, sus fundadores tenían un desarrollado sentido de los negocios y eran perfectamente conscientes del segmento del mercado donde querían ubicarse. Su filosofía era la de producir una pluma económica y fiable para satisfacer la creciente demanda.

Empiezan las patentes

En 1922 James Goodall fue elegido presidente. Dos años antes la compañía había registrado la marca Conway Stewart. Por estas fechas la empresa estaba consolidada. Dos años más tarde se realizaron tres patentes más, Duropoint para un lápiz, Dinkie y, la última, para un nuevo mecanismo a presión. Los productos con este mecanismo fueron lanzados con el mismo precio que los ya existentes de palanca, pero la mayor parte de las ventas fueron de estos últimos.

Conway Stewart fue la primera empresa en introducir plumas coloreadas en Inglaterra, lo que contribuyo a aumentar su popularidad. Los modelos de este periodo se distinguían por una atractiva pieza de vulcanita en el capuchón, el cuerpo recto y el clip en forma de bola.

La publicidad de la compañía señalaba que “fabricaban plumas de confianza a precios populares”.

Hasta 1927 la compañía crece y prospera. Pero en 1930, debido a los efectos de la depresión, los beneficios comienzan a descender. Durante este periodo para sobrevivir la compañía fabrica plumas para otras empresas. Esto, junto al bajo precio de sus productos (la pluma más cara costaba 1 guinea) permitió a Conway Stewart aguantar hasta que llegaran tiempos mejores.

Cracked Ice

En 1934 se realizan dos nuevas patentes, la primera para un mejorado pump self-filler, y la segunda para un propel-repel-expel pencil. Por estas fechas sale al mercado un famoso diseño en plástico negro con venas plateadas conocido entre coleccionistas como cracked ice, que se convertiría en un modelo cotizado. El modelo fue usado durante cerca de 25 años, con diferentes variaciones, entre ellas nº 27, 58 y 60, y el nº 20 Le Tigre.

En 1935, tras dos años de un gradual aumento en los beneficios, la compañía fue reestructurada y recapitalizada. El nombre de Conway Stewart se consolidó gracias a una publicidad excelentemente dirigida, y las ventas siguieron aumentando.

Siguiendo la moda de los años 30 el diseño se vuelve aerodinámico, aunque el cambio es menos acentuado que en la competencia.

A pesar de que sus instalaciones fueron dañadas durante los bombardeos alemanes en la II Guerra Mundial, la situación de la empresa al final del conflicto es buena, y mejora notablemente en los años de boom económico de la post-guerra.

Record de ventas

En 1950 se lanza una nueva gama de productos con algunos cambios en el estilo. Se lanzan varios modelos con el clip de diamante. Los productos se denominan simplemente con números en vez de los tradicionales nombres como Dandy o Universal, el único nombre que se conserva es el de Dinkie.

En 1954 se produce un incremento en el capital de la empresa de 40.000 libras, después de un año record en ventas. Se fabrica una nueva gama de productos para ser exportados al Benelux bajo la denominación Le Tigre, modelos: Le Tigre Baby nº 726M, Le Tigre nº 315 y 340M.

En 1955 se lanza el nº 22 Floral, modelo inusual por el motivo de su decoración rosas y otras flores. El modelo no tuvo mucho éxito. Por esas mismas fechas se introduce un nuevo tipo de plástico llamado Herringbone. Con él se producen los modelos 27, 28, 58, y 60L, y posteriormente los 74, 76 y 77 hechos únicamente con este material. En manos de algunos coleccionistas existe el modelo 58, que debió ser un prototipo. Conway Stewart usó siempre plástico multicolor, hasta que en 1957 la introducción del moldeado por inyección obliga a usar un solo color.

Durante la década de los 50 comienzan a introducirse en el mercado los primeros bolígrafos. La compañía, en una primera etapa, no es consciente de la amenaza que esto supone realmente para su mercado. Hasta 1960 no aparecen los primeros bolígrafos de la marca, pero el tiempo perdido les dificulta adaptarse a las nuevas condiciones del mercado, y la empresa pierde posiciones en él.