MontBlanc

Problemas financieros

La compañía fue fundada en 1906 por un ingeniero llamado Eberstein y un banquero de nombre Alfred Nehemias. Eberstein había adquirido experiencia en el campo de la fabricación de plumas en Inglaterra y Estados Unidos. Obtuvieron el apoyo financiero de un consorcio de propietarios de comercios. Las plumas originariamente eran fabricadas con elementos importados de Norteamérica, no se fabricaban en Alemania.

Los inicios de la compañía estuvieron marcados por serios problemas financieros que estuvieron a punto de hacerla desaparecer. En 1908 el consorcio de propietarios retiró su dinero. Este hecho no desanimó a los dos socios, que buscaron nuevas fuentes de financiación a la vez que diseñaban una nueva pluma.

Con una inyección de capital de 150.000 marcos proporcionada por Johannes Voss y Max Koch, se crea en 1908 la Simplo Filler Pen Company, con sede en Hamburgo. En un año lanzan su gama de plumas Rouge et Noir, que debe su nombre a los colores empleados en su fabricación. Posteriormente saldrían al mercado la Simplo Pen y el Diplomat.

La sombra de la quiebra

En 1909 tienen lugar varios hechos que van a marcar el futuro de la compañía: Max Koch retira su capital; Alfred Nehemias, que había demostrado su valía como gerente, muere repentinamente, y Eberstein es descubierto empleando las acciones de la compañía para provecho personal.

Este cúmulo de circunstancias casi provoca, de nuevo, la desaparición de la compañía. Voss lucha para salvar su inversión y consigue el apoyo de dos socios dispuestos a reflotar el negocio: Wilhelm Dziambor y Christian Lausen.

Para promover la exportación de sus productos, en 1910 se abren oficinas en París, Londres y Barcelona. El aumento de las ventas no se hace esperar.

La estrella blanca

A finales de 1910 el color rojo de la parte superior de las plumas es complementado con el blanco. Durante este periodo, la incertidumbre acerca del nombre de marca es tal que los productos Simplo, con la parte superior blanca se denominan Montblanc, mientras que los que la tienen roja mantienen el nombre Rouge et Noir.

No es hasta unos años más tarde que se cambia completamente al color blanco, con la famosa estrella como signo de diferenciación (la estrella podía registrarse como marca, mientras que el color blanco no). Durante la Primera Guerra Mundial la gama Rouge et Noir cambia de nombre por motivos evidentes.

Aunque la compañía que no se caracterizó por sus innovaciones en el diseño y fabricación de plumas, sí que innovó en lo referente a la comercialización de sus productos, siendo en este aspecto muy parecida a las empresas norteamericanas.

Afrontar la tormenta

La depresión económica del 29 afecta negativamente a la empresa, especialmente por su endeudamiento con los bancos. Incluso llegan a lanzar productos de gama media, en contra de su práctica habitual (este fue el caso de la serie Economy III). En 1934 la tormenta acabó y la empresa cambia de nombre: Montblanc-Simplo Gmbh.

Durante el régimen nazi, gran parte de la estructura de la compañía fue destinada a producir armamento, permitiéndosele tan solo exportar pequeñas cantidades de plumas para obtener divisas extranjeras.

Milagrosamente una buena parte de las instalaciones había podido escapar de los bombardeos, y al finalizar la guerra se estimaba que se podrían producir unos 10.000 artículos por mes.

Vientos favorables para la escritura

A partir de 1948 la demanda de artículos de escritura comienza a aumentar. En 1952 se instala la maquinaria necesaria para fabricar las plumas por partes, usando un nuevo sistema de moldes por inyección. También en este año se entra en la era del termoplástico. El mercado escandinavo fue especialmente importante, llegando a establecerse asociaciones con compañías de ese área para la fabricación de los productos.

Durante los años 60 se crea un especial interés por la innovación estética de los diseños, así como por los progresos tecnológicos. Se introduce la gama Linie 60, basada en el diseño modular. Esta gama supone uno de los más grandes éxitos de la compañía, especialmente en el mercado exterior.

La línea Clásica fue introducida en 1968, basada en motivos que fueron previamente testados. La línea comprendía las series Meisterstuck, Medium-priced y la línea Economy.

Un nuevo mercado

Durante los años 70 Montblanc pretendió captar a los clientes de la gama baja del mercado, intentando atraerlos hacía los productos de mayor calidad, especialmente a los jóvenes. Para ello introduce la línea Carrera. En 1971 introduce una gama de portaminas de alto diseño con gran éxito. En 1973 se lanza la línea Noblesse.

En 1977 la firma británica de artículos de lujo Dunhill se asocia con Montblanc, que había llegado al límite de su capacidad de crecimiento.

Durante los 80 se produce un renacimiento de los artículos de escritura, especialmente de las plumas. Sale al mercado a principios de la década la colección Solitaire. Ya en los 90 lanza la línea New Dimension (1992) y la línea Solitaire Platinum (1994).

Hoy en día se considera que la compañía Montblanc Simplo ha desempeñado un papel cumbre en la industria de fabricación de plumas, tanto alemana como mundial, sabiendo superar sus numerosas crisis y a la vez fabricando productos de gran calidad.