Montegrappa

La primera fábrica italiana de plumas

La Elmo Montegrappa fue fundada en 1912, en Bassano del Grapa, al noreste de Italia. Los fundadores fueron un ingeniero de origen alemán llamado Heinrich Elm y un aristócrata de nombre Alessandro Marzotto. Aunque sin confirmar, se cree que la fábrica de plumas Montegrappa fue la primera en crearse en Italia.

En sus primeros años fabricaron plumines de oro con osmiridio, seguido de un tratamiento de ebonita. Una gran cantidad de la producción no llevaba el nombre Montegrappa, sino el de marcas privadas.

Durante la I Guerra Mundial se cuenta que dos miembros de la Cruz Roja llamados Ernest Hemingway y John Dos Passos estuvieron sirviendo en el hospital de campaña construido cerca de la fábrica, y pasaron muchas horas visitando la factoría y probando la calidad de sus plumas.

Marketing activo

En el periodo entre las dos guerras, la gran actividad de marketing de la familia Marzotto consiguió que el publico se mostrara sumamente interesado en los artículos de la firma.

Durante la II Guerra Mundial la actividad casi se paralizó, debido a que la fábrica se encontraba situada en un área de gran importancia militar; el abastecimiento de materias primas resultaba casi inexistente. Apenas finalizada la guerra, en 1946, un incendio devasta la fábrica y los archivos, perdiéndose casi toda la información anterior.

La dirección de la firma toma la decisión de concentrar sus esfuerzos en la fabricación de plumas empleando oro y plata, aprovechando la existencia en la zona de una gran industria de metales preciosos.

Público objetivo: estudiantes

Los modelos se caracterizaban por su originalidad. Al introducirse en el mercado el plástico inyectado, la compañía adquiere maquinaria de moldeado en Gran Bretaña, y lanza una amplia gama de productos destinada a los estudiantes. En 1960 lanzan un modelo, completamente blanco, para ser regalado a los niños en su Comunión.

La aparición en los años 50 del bolígrafo afectó negativamente, como a muchos otros fabricantes de plumas, a Montegrappa. Esto forzó a la familia Marzotto a vender la compañía, que fue adquirida en 1982 por el grupo Lalex, dirigido por Gianfranco Aquila, cuya familia había tenido contactos con Montegrappa en sus orígenes.

Desde este momento se intenta recuperar el mercado nacional, para lo que se lanza la Reminiscence Collection, basada en un modelo Montegrappa de 1915, e incluso se oferta en el mercado norteamericano y del lejano oriente. El éxito de esta política culminó con la presentación de una edición limitada como motivo del 80 aniversario de la marca.

La gama actual de la firma se halla representada por la ampliación de la Reminiscence Collection y la comercialización en 1994 de la Colección 402, basada en el famoso modelo 402 de 1937.