Omas

Objetivos claros

En 1918 Armando Simoni abre en Bolonia una pequeña tienda dedicada a la fabricación de bobinas cinematográficas y mecanismos para bolígrafos. Un año más tarde dispone de maquinaría para fabricar piezas de repuesto de plumas de diversos fabricantes extranjeros. Existía una creciente demanda de estas piezas y, ocasionalmente, de plumas completas, que Simoni producía para otras marcas italianas.

En 1925 Simoni finaliza la construcción de su fábrica y registra su propia marca, Omas (Officina Meccanicha Armando Simoni). El nombre fue elegido cuidadosamente por su fácil pronunciación en cualquier lengua, en concordancia con los planes de su fundador de crear una compañía internacional.

Al mismo tiempo, su hermano Alfonso se une al negocio. Las habilidades de este como organizador, junto con la habilidad técnica de Armando y sus aptitudes comerciales, colocan a la firma durante los siguientes años, y hasta 1939, a la cabeza del mercado.

Éxito ganado a pulso

La toma de una serie de decisiones muy acertadas, como la compra de una gran cantidad de celuloide cuando éste era muy escaso, la adquisición de maquinaría especial para la fábrica, junto con una gran capacidad innovadora que se tradujo en varios diseños patentados, permitió a la marca alcanzar un notable éxito.

Entre los modelos de la marca cabe mencionar el Doctor's Automatic Fountain Pen en 1927. Tres años más tarde el Doctor's Pen y el Omas Extra.

En 1936 la compañía produce los primeros modelos de la línea Lucens, con una capacidad de carga de tinta superior a la existente. Fue muy bien acogido por el público. El primer modelo se llamó Extra Lucens, comercializándose en 1937 una variación del mismo.

Sólida y flexible

Tras superar las dificultades sufridas durante la II Guerra Mundial, la marca resurge. En 1948 se patenta el modelo 361, cuya plumilla podía rotar en un ángulo de 180 grados, pudiendo ser usada según la inclinación para escribir, dibujar, etc. La publicidad empleada decía << como una espada, sólida y flexible >>.

El impacto del 361 fue enorme, tanto entre el público como entre los fabricantes. Una marca norteamericana llega a ofrecer 1 millón de dólares por la patente.

Entre 1959 y 1964 se lanzan versiones mejoradas de los modelos 555, 556 y 557 (todos ellos de 1946) así como del 361.

Cambio de dirección

En 1965, bajo la dirección de Raffaella Simoni, hija del fundador, la compañía reestructura su organización y política con el fin de aumentar la calidad y elegancia de sus productos, armonizando sofisticados diseños e innovaciones técnicas.

En 1979 se construye una nueva fábrica en Via del Fonditore, donde se mezcla la más innovadora tecnología con maquinaria manual. Ese mismo año se comercializa la línea Ego, fabricada en plata y rhodio.

En 1984 aparece la línea Arte Italiana, de diseño tradicional, empleando materiales resinosos y hecha casi completamente a mano. En 1987, en memoria de Angelo Malaguti sale a la venta un producto de excepcional calidad llamado A. M. 87, fabricado en oro y madera de brezo. Es en 1993 cuando hace aparición la colección Tokyo, diseñada por Ettore Sottsass.

Aunque las plumas fabricadas en madera no son demasiado comerciales por los problemas de conservación derivados de este material, la belleza de su diseño hace que en 1995 la marca se decidiera a sacar al mercado una colección realizada con maderas exóticas.

Omas es una de las marcas líderes en Italia, ha sobrevivido a tiempos difíciles gracias a la energía del fundador y sus sucesores. El secreto de su éxito se basa en la capacidad de conjuntar innovaciones tecnológicas con un diseño de gran calidad artística.