Parker

El éxito de las patentes

George S. Parker nació en Shullsburgh (Wisconsin) en el año 1863. Después de graduarse por la Universidad del Alto Iowa, Parker entró en la Valentine School de Telegrafía en Janesville, donde más tarde construiría su imperio empresarial. Comenzó a vender plumas entre sus alumnos, después de hacerse agente de la John Holland Gold Pen Company.

El comienzo de las estilográficas Parker fue en la habitación de un hotel, donde George S. Parker empezó a fabricar sus propias plumas y animaba a los viajantes que pasaban por el hotel para que las vendiesen en sus viajes. Esto transcurría en diciembre de 1889. Las ventas crecieron sustancialmente. W.F. Palmer, que hasta ahora se dedicaba al mundo de los seguros, quiso tomar parte en el negocio invirtiendo 1.000 dólares.

Así comenzó la compañía Parker Pen Cia. Durante unos 30 años, Parker encabezó el desarrollo de las estilográficas gracias a que sus patentes rápidamente tuvieron éxito.

Las plumas más limpias

El Lucky Curve Feed hizo conocidas a las Parker como las plumas más limpias. El Lucky Curve tiene una forma curvada al final, toca el interior del cuerpo y así comienza una “atracción capilar de caída”, que lleva la tinta hasta la reserva, asegurando de esta forma que la tinta no se salga.

Parker patentó varios modelos y mecanismos, a la vez que se iba adaptando a la demanda de sus clientes y a la moda. De esta forma sus ventas aumentaban espectacularmente. Parker también intentó innovar con nuevos materiales, aunque alguno de ellos, como el galalith (milk stone) no tuvo mucho éxito.

El imperio Parker

La Jack Knife Safety Pen fue la pluma donde se patentó el primer capuchón de seguridad (safety cap). Probablemente se trate de la pluma más manejable de la época, y no goteaba si se llevaba en el bolsillo o en el bolso. Antecesor de las famosas Duofold, se considera unos de los más bellos artículos de escritura y es muy popular entre los coleccionistas, pues también son muy buenas para escribir.

En 1918 las ventas de Parker Pen Cia. superaron el millón de dólares por primera vez. Al siguiente año se construyeron cuatro edificios que albergaban las fábricas y oficinas de la compañía. En este momento ofertaban alrededor de 200 estilos diferentes de plumas y ya habían abierto oficinas en Londres, Copenague y El Cairo. Al igual que muchas de las mayores compañías del sector, Parker era un negocio familiar.

La línea Duofold

En la primera y segunda década del siglo XX se necesitaban nuevas ideas para relanzar el mercado. Parker lanzó un nuevo modelo de pluma de notable tamaño, con mayor capacidad de tinta, una gran plumilla dorada y fabricados de un material rojo anaranjado. A esta pluma se le llamó Duofold.

La fabricación de la Duofold tenía un coste elevado y Parker, para asegurarse su éxito, realizó una investigación de mercado. Su diseño, el mecanismo de llenado, los accesorios del clip y en general el estilo, eran bastante similares a la Jack-Knife Safety Pen.

Desde el punto de vista del coleccionista, la línea Duofold es muy interesante debido a sus continuos cambios de estilo, acabados, nuevos materiales y colores.

Los Lucky Curve Duofold son un hito importante en la historia de las plumas en América y, en cierta medida, también en Europa. Estos modelos tuvieron un gran impacto en estilo, y el término Big Red es todavía sinónimo de la Duofold Parker de los años 20.

La competencia con Sheaffer

George S. Parker viajó por todo el mundo y creó una red de exportación. En 1923 la Parker Pen Cia. llegó a Toronto (Canadá) y en los años siguientes abrieron fábricas de plumas Parker en numerosos países. Las plumas de celuloide dieron un impulso a las ventas de Parker.

El comienzo de los años 30 fue duro para la casa Parker, pues los Sheaffer estaban teniendo un gran éxito con los new balanced pens. De cualquier forma, Parker decidió arriesgarse y lanzó el Vacuum Filler, que posteriormente se llamó Vacumatic, con tres importantes características:

Un nuevo sistema de llenado.

Un clip muy elegante con forma de flecha (arrow-style) diseñado por un famoso artista neoyorkino. Desde entonces se convirtió en el símbolo de las Plumas Parker.

El cuerpo estaba hecho de plástico con capas de color negro y plateado.

La línea de las Vacumatic fue desarrollándose durante los años 30 en diferentes tamaños y estilos.

Diversificar el mercado

En 1934 se introduce la serie Parkette. Estas plumas tenían un sistema de llenado de palanca (lever fillers), un mecanismo inusual para los modelos Parker.

La Challenger también fue una línea económica muy interesante que se ofreció en 1935. Se comenzó a hacer la inscripción PARKER en casi todos los clips. A su vez, Parker lanzó diversas líneas económicas.

En 1939, la casa Parker lanzó diversos modelos, como una línea más elegante de Vacumatic, la Imperial major Signet y Lady Signet, y algunos más.

El 51 aniversario

En 1939, para conmemorar su 51 aniversario, lanza al mercado la Parker 51, uno de los modelos con más éxito de la historia de la pluma. Para los amantes de las plumas todavía es fácil adquirir una Parker 51 a un módico precio, gracias al éxito que ha tenido a lo largo de los años. Además este modelo ha sido imitado en muchas ocasiones por otros fabricantes, aunque nunca han llegado a igualar a la “51”.

Hacia 1948 el mecanismo de la Vacumatic ya estaba desfasado, por lo que lanzaron al mercado un nuevo sistema llamado Photo Fill, que más tarde cambiaría su nombre por Aerométrico.

Bolígrafos y lapiceros

En 1954 Parker introdujo su primer bolígrafo, denominado Jotter, que fue fabricado en acero inoxidable y nylon. El cartucho de tinta duraba unas cinco veces más que las cargas habituales. El primer gran cambio en la fabricación de lapiceros lo hizo Parker al lanzar en 1955 un revolucionario lapicero, llamado Liquid-Lead, que escribía con una mina líquida. Tuvo un gran éxito y se vendieron numerosas piezas.

Después de años de investigaciones, en 1956 la compañía anunció la salida de la Parker 61, con un novedoso sistema de llenado y destacando a su vez un nuevo sistema de capilaridad con partes no movibles. Externamente era muy similar a la “51”, exceptuando su inferior grosor.

Hasta hoy, Parker ha continuado mejorando las técnicas de fabricación, y ha realizado diversos modelos de plumas, bolígrafos y lapiceros que han ido revolucionando el mercado. Incluso alguno de ellos, como la Parker 51, todavía sigue en uso.